LA SEGURIDAD INTERNA DE UN PAIS NO SE RESUELVE CON UNA CIUDADANIA ARMADA

Agosto 16, 2010 | publicado por CEJ en Noticias del CEJ

1.            Amnistía Internacional y el Centro de Estudios Judiciales, en red con organizaciones como la International Action Network on Small Arms (IANSA) y la Coalición Latinoamericana de Prevención de Violencia Armada (CLAVE), consideran que el objetivo de reducir la violencia armada con el control al comercio de las armas de fuego y la reducción de su proliferación en la sociedad es indispensable para construir una sociedad más segura.

2.            Fomentar la portación libre de armas es un riesgo para la seguridad interna. Las armas no son cualquier objeto, su  calidad no lo ubica como un bien privado cualquiera, se trata de un objeto peligroso y que su uso tiene consecuencias sobre el orden público, la salud pública y principalmente la vulneración del derecho a la vida, el derecho a la integridad de la persona, fomenta la amenaza, violencia doméstica, la ilegal “justicia por mano propia” y asesinatos.

3.            El tener y portar armas no reduce el índice de criminalidad y violencia. Según datos de 2008 y setiembre de 2009 de la Policía Nacional en Paraguay suceden casi 3 muertes por día (homicidios, suicidios y accidentes). Paraguay tiene una alta tasa de homicidios por armas de fuego, figurando en el puesto 12 entre los países que peor se encuentran en esta situación, según un estudio de la Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y Delincuencia. La tasa de este tipo de homicidios es de 6,62 por cada 100.000 habitantes, lo que coloca a nuestro país en peor situación que Haití, México, República Dominicana, Uruguay, Argentina y hasta Estados Unidos.

4.            Lucro sin control. Entendemos que la libre proliferación y comercio de armas en la sociedad, no solo podrá aumentar los niveles de descontrol, sino que aumentaría el desvío del comercio de armas hacia la ilegalidad. El debilitamiento del control estatal al comercio de las armas, se daría asimismo en un marco débil de control tributario, limitado por la ausencia de control a las rentas personales de empresarios y comerciantes, un escenario de informalidad en el comercio que lucra con vidas humanas y negocia con el crimen organizado y que se mantiene lamentablemente para el control tributario, con obstáculos de tipo legal.

5.            Tener un arma pone en riesgo la integridad de las personas. Es de vital importancia acompañar los esfuerzos con otras medidas y reformas del sector seguridad, dirigidas a aumentar la seguridad pública. La sensación de inseguridad aumenta la tenencia y portación de armas de fuego, pero un arma en la casa es igual a más posibilidades de resultar heridas o muertes accidentales de miembros de una familia, a que el arma sea usada en asaltos u homicidios, robadas por los asaltantes o lo que es peor y como ha ocurrido lamentablemente, utilizada en contra de las personas que las han comprado para su seguridad, también  a que sean usadas en suicidios.

Información adicional:

Paraguay cuenta con una Ley que regula el uso civil de las Armas de Fuego, Municiones y Explosivos, Ley Nº 1910 vigente desde el año 2002. Asimismo, el decreto de esta ley está vigente desde el año 2004, decreto Nº 3625.

Descargue el comunicado


Para contacto:

          Amnistía Internacional Paraguay:

Con Angeles Riobóo Vicedirectora de Comunicación de Amnistía Internacional Paraguay, al teléfono 604 – 329 / 604 – 822 o al correo electrónico: comunicacion@py.amnesty.org

          Centro de Estudios Judiciales:

A los teléfonos: (021) 420-182 / 482-692, o al correo electrónico cej@cej.org.py

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.

no
Menu Title